Mapa Geológico Internacional de Europa 1:5 M - PDF

53,00 

2ª edición (2006)
Escala: 1:5.000.000
Coordinadora del mapa: Dra. Kristine Asch (BGR - Servicio Geológico de Alemania)
Proyección: conformación cónica de Lambert
Formato: 167 cm x 127 cm.

Versión escaneada en formato .pdf de alta resolución, enviada mediante un enlace de descarga.

Disponibilidad: Hay existencias

Pago seguro garantizado

Descripción

Note : Cette carte est soumise à un contrat de licence.

Esta tarjeta también está disponible en formato papel en nuestro catálogo.

El Mapa Geológico Internacional de Europa y zonas adyacentes 1:5 millones (nombre en clave: IGME 5000; título y leyenda en inglés) se publicó a finales de 2005 y está disponible desde principios de 2006. Fue elaborado por el BGR (Servicio Geológico Federal de Alemania) bajo la coordinación de Kristine Asch, en el marco de la Comisión para el Mapa Geológico del Mundo (CGMW). Es el resultado de la cooperación de 48 estudios geológicos y una red de expertos científicos.

Este documento sustituye al Mapa Geológico Internacional de Europa y la Región Mediterránea publicado (en francés) en 1971, también en Hannover, a la misma escala y con una proyección idéntica (cónica conforme de Lambert). Esta nueva versión es más extensa al norte y al oeste, y cubre buena parte del Atlántico Norte, Groenlandia y las plataformas continentales del Ártico europeo (Mar de Barents) y de Siberia occidental (Mar de Kara); al sur, se extiende desde las Canarias y el sur de Marruecos hasta el fondo del Golfo Pérsico. Por tanto, incluye todos los mares interiores: el Mediterráneo, el Mar Negro y el Caspio. La gran novedad de esta publicación radica en que la información geológica ya no se limita a las zonas terrestres, sino que ahora se extiende a todo el fondo marino, que representa casi 60 % de la superficie del mapa. Es importante señalar que todo el mapa se ha generado en formato digital y que este trabajo se apoya en una serie de datos geocientíficos y espaciales.

Para las zonas terrestres, se trata de una cartografía geológica tradicional, es decir, basada en la edad de formación de las rocas aflorantes o subyacentes, y articulada sobre los tres grandes dominios clásicos: rocas sedimentarias, rocas "ígneas", rocas metamórficas.

La edad de los depósitos sedimentarios viene dada por la paleta de colores (y los índices correspondientes) de los 49 cajones cronoestratigráficos que van del Arcaico al Holoceno; el Proterozoico se subdivide en tres unidades (Paleo-, Meso-, Neoproterozoico).

Las formaciones magmáticas se han diferenciado en rocas intrusivas y extrusivas, y cada una de estas dos categorías se caracteriza por un conjunto de 4 colores específicos que corresponden a 4 grandes grupos cronológicos: Cenozoico (con el Cuaternario diferenciado para las formaciones extrusivas), Mesozoico, Paleozoico, Precámbrico; su edad se especifica mediante uno de los 49 índices mencionados anteriormente.

El metamorfismo se representa, de forma esquemática y superpuesta a la edad del protolito, mediante figuras que indican el grado de metamorfismo: débil, medio, fuerte, indiferenciado.

Se ha hecho un esfuerzo especial, como se ha mencionado, en la geología del fondo marino, que se divide en tres grandes dominios estructurales: el margen continental pasivo, la cuenca oceánica y la zona compleja del Mediterráneo.

Las plataformas continentales se han cartografiado según los mismos principios que en tierra siempre que ha sido posible, es decir, en más de 2/3 de las superficies correspondientes. Esto es especialmente esclarecedor para las grandes plataformas del noroeste de Europa: Golfo de Vizcaya, Canal de la Mancha, Mar del Norte, Báltico y zona ártica. Por lo demás, los márgenes continentales se han cartografiado de forma más esquemática. Los grandes afloramientos basálticos que siguieron a la apertura del Atlántico Norte a principios del Cenozoico están bien cartografiados, incluida la serie de reflectores de inclinación hacia el mar a lo largo del margen de Groenlandia, por un lado, y las Islas Británicas y Noruega, por otro.

Para la cuenca del Atlántico Norte, un ejemplo clásico de un océano en expansión, se ha trazado la edad de la corteza basáltica oceánica original, con las mismas tonalidades que las de los depósitos meso-cenozoicos contemporáneos cartografiados en tierra. También se trazaron los ejes de las anomalías magnéticas, así como la zona de transición océano/continente.

La cartografía del Mar Mediterráneo y sus anexos se ha beneficiado de los recientes avances en el conocimiento de esta zona tan compleja donde, en un contexto general de compresión entre África/Arabia y Eurasia, coexisten subducciones, arcos insulares, estiramiento de la corteza continental y picos volcánicos submarinos asociados, colisiones, expulsión tectónica (del bloque de Anatolia), prismas de acreción sedimentaria, neoformación del bloque de Anatolia, etc, Estiramiento de la corteza continental y picos volcánicos submarinos asociados, colisiones, expulsión tectónica (del bloque de Anatolia), prismas de acreción sedimentaria, neoformación de la corteza oceánica neógena (cuencas del arco posterior argelino-provenzal y tirreno), residuos mesozoicos de los océanos tetisianos.l. (Mediterráneo Oriental, Mar Negro, Cuenca del Caspio Meridional). También se ha cartografiado la extensión de los depósitos de sal mesinianos.

Para la sección submarina, también se proporciona la batimetría simplificada del GEBCO (-100 m, -200 m, -500 m, y luego cada 1000 m) y la posición de las perforaciones en aguas profundas del DSDP/ODP.

Las bases de datos recogidas durante la elaboración del modelo destinado a la impresión de este mapa, permitieron la realización de un SIG (litología y cronoestratigrafía/geocronología) cuyas condiciones de suministro serán decididas posteriormente por el BGR.

Para más información, visita  http://www.bgr.de/karten/IGME5000/IGME5000.htm

Carrito de compra
es_ESEspañol
0
Ir arriba